19.12.16

Barry Katz nos explica que la revolución del diseño radica en cómo este mejora la experiencia humana con la tecnología

Escrito por Pablo Albarracín en Blog, Casos de estudio, Hardware, Diseño & Makerspace | 0 Comentarios

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn3Pin on Pinterest0

Hace algo más de un año conversamos en Viña de Mar con un personaje de talla mundial que vale la pena recordar…

Se trata de Barry Katz, fellow de la prestigiosa firma IDEO, Ph.D de la UCLA, profesor de humanidades y diseño en el Colegio de Artes de California, Consulting Professor in the Design Group, Department of Mechanical Engineering, at Stanford University, y poseedor de una larga trayectoria en la industria del diseño en Silicon Valley, quien nos alertó que el diseño va mucho más allá del uso de la suite de Adobe, la decoración de un espacio, la creación de una pieza de alta costura, de un logo o de la carrocería de un automóvil.

Los diseñadores no inventan productos como los ingenieros, pero hacen algo más y es la incorporación a estos productos de la experiencia humana.

Regálate un momento y disfruta de esta entrevista con uno de los íconos del diseño y de cómo éste puede modificar (para bien) las relaciones entre las personas y con su entorno.  Les dejamos aquí un resumen de la charla con Barry:

chrysalis-barry-katz-ideo

Crédito foto: Pablo Albarracín Bermúdez / Chrysalis

¿Cómo asimilamos los nuevos dispositivos que nos rodean?

Los dispositivos tecnológicos están integrados totalmente durante las 24 horas de nuestras vidas y cuando tu tienes tecnologías como los smartphones, monitores de parámetros corporales, o tu smartwatch (u otro dispositivo), en tu bolsillo o cuerpo, las expectativas hacia dichos productos se elevan sustancialmente, nunca más los verás como tecnologías con ‘rendimientos típicos’, porque la experiencia integral de diseño se vuelve crítica en estos casos y creo que esta es la principal capacidad y atributo del diseño en el ecosistema tecnológico de Silicon Valley.

¿Cómo las universidades deben preparar a los profesionales del diseño con esta visión más integral de la profesión?

La verdad es que no sabemos.

La educación del diseño está en constate experimentación. Por más de 60 años en Stanford, y mucho más en mi escuela de arte, hemos intentado crear otras disciplinas y currriculum donde el diseño pueda aportar, nuevos proyectos donde el diseño sea relevante. Un ejemplo para ser más concretos. Hace 100 años pudimos contar con la primera generación de productos electrónicos y la magia comenzó.

Como hemos ido cambiado el comportamiento de las personas hacia la tecnología es lo que ha dado pie a la industria del diseño. Con lo digital ocurre lo mismo que ocurrió hace 100 años, ya que estamos modificando el cómo usamos la tecnología, la experiencia está cambiando y se están creando nuevas disciplinas relacionadas al diseño interactivo, por ejemplo.

Cuando la primera generación de productos digitales llegó, la industria del diseño no estaba preparada. Los primeros computadores que llegaron al mercado masivo eran terribles, todos pensaban que eran horribles. Quiero pensar que los diseñadores están esperando frente a la puerta de la revolución biotecnológica para entregar su aporte.

Debemos mantener el pensamiento de ir creando nuevas disciplinas que se nutran del diseño para crear nuevos productos tecnológicios. Y lo más importante, el diseño es fundamental como una disciplina humana, más que una disciplina tecnológica. Los diseñadores no inventan productos como los ingenieros, pero hacen algo más y es la incorporación a estos productos de la experiencia humana, del usuario, tanto desde una visión individual como de la sociedad en general. Y la responsabilidad de educar a los nuevos diseñadores radica en motivarlos a este desafío.

¿En qué etapa de la formación de un diseñador se deben inculcar estos nuevos conceptos?

chrysalis-barry-katz

Crédito foto: Pablo Albarracín Bermúdez / Chrysalis

Es una pregunta muy interesante, porque apunta hacia dónde debemos enfocar nuestra energía. Existe una gran discusión a nivel mundial sobre los Ph.D. en diseño, yo estoy más interesado en la etapa pre escolar, en la niñez . La razón de ello es porque los niños y niñas tienen una creatividad innata y nosotros deberíamos mantener viva esa creatividad y no sería necesario luego tener que enseñarles un Ph. D en diseño , o un master u otro postgrado. Me interesa más la educación temprana que los postgrados, ambas son relevantes, pero los niños son más importantes.

Según su visión, ¿qué tecnologías serán las más relevantes en un futuro cercano?

Difícil pregunta. Primero, porque no existe una tecnología que funcione aislada, hoy en día todas están interconectadas entre sí.

Hay algunas de ellas que me interesan, y una de ellas es la biotecnología. No puedo hacer predicciones, de lo contrario sería rico!, pero estoy seguro que la biotecnología llegará a un punto de maduración en cuanto a nuevos productos, parecido al que tuvieron los computadores en los años 80, donde veremos una amplia gama de productos que no podemos imaginar ahora.

Cosas como partes de nuestros cuerpos, otras que respondan orgánicamente… Hace algún tiempo las consultoras de diseño que trabajan en Silicon Valley dicen que la genética, la química de proteínas, bioquímica y la biología molecular serán las industrias a poner atención; y uno dice entonces: qué haremos con eso!!!

Cada vez es más importante para las compañías identificar, no solamente el talento técnico, sino que también el talento creativo, y esto es lo que diferencia a los productos, no la tecnología por sí misma.

Cuando la primera generación de productos digitales llegó la industria del diseño no estaba preparada. Los primeros computadores que llegaron al mercado masivo eran terribles, todos pensaban que eran horribles. Quiero pensar que los diseñadores están esperando frente a la puerta de la revolución biotecnológica para entregar su aporte.

Algunos, como Stephen Hawking, Bill Gates o Elon Musk, le temen a la inteligencia artificial, ¿qué opina usted al respecto?

Creo que la inteligencia artificial es lo menos inteligente que hay. A mi modo de ver, todas las tecnologías tienen que ver en cómo los seres humanos interactúan con ella y no que puedan reemplazar la actividad humana, sí complementar, amplificar y mejorar la experiencia humana, pero no reemplazarla.

¿Este mundo hiperconectado eleva o disminuye la capacidad creativa?

La aumenta mucho más. Todo el mundo sabe que en Silicon Valley existe una tremenda competencia entre muy buenos ingenieros, pero más abajo de ellos, hay miles y miles que no pueden acceder a ese mundo y son tanto o más talentosos. La diferencia está en la experiencia que tu tengas y que puedas entregar. Es como ocurre con un smartphone Galaxy y un iPhone, en cuanto a sus características y rendimiento de ingeniería son similares, la diferencia está en la experiencia que se compra. No en el chip de su interior o el color de sus pixeles.

Cada vez es más importante para las compañías identificar, no solamente el talento técnico, sino que también el talento creativo, y esto es lo que diferencia a los productos, no la tecnología por sí misma.

¡Esta es una gran noticia para los artistas!

 

Crédito imagen principal: paulbourke.net

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn3Pin on Pinterest0
Tags: , , , , , , , ,

Otras Publicaciones