85 mujeres fueron certificadas en el programa de emprendimiento Incuba Mujer

Escrito por Jamie Stewart en Noticia | 0 Comentarios

07.08.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn3Pin on Pinterest0

El programa de emprendimiento que busca descentralizar las posibilidades de generar negocios conducidos por mujeres, finalizó sus talleres con una emotiva ceremonia donde las mujeres recibieron los certificados otorgados por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Uno de los objetivos fundamentales del programa Incuba Mujer es otorgar  herramientas personales y prácticas, para que las mujeres de la III región puedan iniciar y conducir sus propios negocios. Es así como desde el 15 de Junio se desarrolló el ciclo de talleres “Emprendimiento y Gestión de Negocios”, del cual, 85 nuevas emprendedoras de Copiapó fueron certificadas.

Esta iniciativa de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través de Chrysalis, su incubadora de Negocios y financiada por los fondos FIC del Gobierno Regional de Atacama, culminó con una emotiva ceremonia, donde cada una de las participantes recibió los documentos que certifican sus nuevos conocimientos en innovación, modelado de negocios, manejo de clientes, contabilidad y otros aspectos claves para iniciar cualquier actividad productiva.

El evento de finalización contó con la presencia de autoridades locales como la Presidenta del Consejo Regional, Amada Quezada, los consejeros regionales Roberto Alegría, Rodrigo Rojas y Juan Santana, la Seremi (S) del SERNAM Marianella Pinto. Además, estuvieron presentes Walter Rosenthal, Director Ejecutivo de Chrysalis y todo el equipo de la incubadora ubicado en Copiapó.

El sueño de emprender

Incuba Mujer, pretende potenciar el emprendimiento femenino, desarrollando las capacidades de las mujeres de la región de Atacama, debido a la necesidad del país de incluir a las mujeres en las actividades productivas, permitiéndoles tener los conocimientos necesarios para liderar sus negocios o bien concretar sus ideas.

Para Chrysalis, esta acción posee un importante valor, no sólo a nivel económico, sino que también social, ya que empodera un segmento de la población que desean concretar sus proyectos personales, pero por diversos motivos, no tienen las suficientes herramientas para ejecutarlos. Este programa, permitió a cada una de las participantes generar redes de contacto entre ellas mismas y potenciar el trabajo colaborativo, abriendo un camino real al posicionamiento de ellas en el mundo de los negocios.

incubamujer_chrysalis2

Además de los talleres presenciales, las beneficiarias pudieron ser parte de una serie de beneficios que permitieron que finalizaran con éxito este programa, entre los que se cuenta la Guardería de Incuba Mujer, donde muchas de ellas pudieron dejar a sus hijos bajo el cuidado de profesionales. También, recibieron asesorías personalizadas de cada uno de los ejecutivos de Chrysalis, quienes las orientaron en las diferentes etapas del ciclo de talleres.

María Soledad Barraza, una de las beneficiarias del programa señaló que “aprendí mucho más de lo que sabía, el nuevo enfoque que tengo va a diversificar mi proyecto, tengo mucho más amplio el horizonte de donde quiero estar, pudiendo construir acá la mayoría de los aspectos de mi negocios, consiguiendo también redes de contacto”

Por otra parte Ximena Belmar, otra participante del programa, explicó que “Incuba Mujer es una herramienta súper buena, ya que no solo te orienta en el primer proyecto que tenemos, sino que también abre las puertas para que conozcas otras posibilidades de apoyo al desarrollo del emprendimiento”

Algunas de las ideas que se generaron en este grupo de mujeres tienen relación la con fabricación de alimentos para diabéticos, artesanías que mezclan lo rural con lo moderno, la sustentabilidad ambiental a través de platas de reciclaje, fabricación de paneles de construcción, entre otras.

incubamujer_chrysalis

Un desafío para el equipo de Chrysalis

Desde el período de postulación hasta la realización de los talleres de Incuba Mujer, el equipo pudo percibir el entusiasmo del grupo por emprender, como también la necesidad de sobreponerse ante la situación de catástrofe vivida en la región. Claudia Zuleta, coordinadora del programa de Chrysalis, explica que “muchas de ellas lo perdieron todo y vieron en esta iniciativa una oportunidad para reconstruir sus proyectos o buscar nuevas ideas que pudiese contrarrestar de alguna manera las pérdidas sufridas”.

En esta línea, Claudia y el equipo de la Incubadora, considera que se cumplieron objetivos fundamentales como el “generar conciencia emprendedora y despertar las capacidades de cada mujer para lograr un cambio en su pensar, y por ende, incorporar la detección de oportunidades de negocios que se muestran ante el surgimiento de problemáticas transversales”.

El siguiente paso

Posterior a la realización del programa, las egresadas de Incuba Mujer atravesarán por un proceso donde se seleccionarán las 25 mejores iniciativas de negocios, quienes ingresarán a una etapa de Aceleración de sus ideas, la cual les permitirá continuar perfeccionando su modelo de negocios con las herramientas entregadas, para finalmente constituir a los menos 10 empresas.

Los parámetros de elección, tienen relación con los aprendizajes adquiridos en el ciclo de talleres de Incuba Mujer, como lo son la confección del perfil de la idea para emprender, la confección de su lean canvas, la práctica del pitch de inversión, entre otros puntos.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn3Pin on Pinterest0
Tags: , , ,

Comments are closed.