Arte, creativos y negocios: la exitosa simbiosis lograda por Chrysalis y el Espacio Cowork BAJ en Valparaíso

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

20.03.17
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

En 1890, a la corta edad de 37 años, muere Vincent Van Gogh, uno de los pintores más influyentes en la historia del arte. Murió pobre…solo. Algo similar ocurrió con Edgar Allan Poe, Rembrandt, Basquiat y muchos otros.

Lamentablemente nos han educado que aquellas personas que sigan el camino de las artes como proyecto de vida, son ‘locos y locas descarriados’ a los cuales les espera un incierto futuro, con pocas o nulas oportunidades laborales, materialmente pobres y un sinfín de sufrimientos, solo por dedicarse al arte y sus múltiples formas. Todo esto, sin importar la satisfacción personal que pueda lograr con sus creaciones, el reconocimiento de sus pares o el legado a la sociedad. Este lastre de mala educación nos ha dejado con la idea de que sin dinero no existe (el artista), y quien lo desee, se está ‘corrompiendo al sistema’.

Chrysalis VanGogh

“La habitación de Van Gogh”

Esta errada noción de cómo el artista-creativo, puede vincularse con el mundo de los negocios, el emprendimiento y tener un pasar económicamente saludable, es lo que Chrysalis abordó durante 5 meses en el ciclo de talleres Programa de Aceleración Academia Balmaceda Arte Joven en Valparaíso.  Este ciclo fue ejecutado por los profesionales de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través de su Incubadora de Negocios Chrysalis, y el Espacio Cowork Balmaceda Arte Joven, quienes realizaron el Programa de Aceleración Academia, transmitindo herramientas y metodologías de vanguardia en emprendimiento e innovación a los artistas y creativos de Valparaíso.

IMG_8788

Artistas debaten sobre sus proyectos.

“El programa que entregó Chrysalis ordenó mi emprendimiento. Creo que el contenido fue muy preciso y claro, cada sesión estaba a cargo de diferentes ejecutivos especializados en cada uno de los temas, se notaba que era ‘secos’ en lo que estaban hablando, esto también me agradó mucho”, dice Gabriela Fernández, de Gaby Fernandez Diseños. “Marcó un camino muy claro sobre lo que deseo hacer, mucho más preciso”.

IMG_8911

Gabriela Fernández junto a Juan Carlos Piña, ejecutivo de Chrysalis.

Gabriela ganó el reconocimiento como ‘Emprendedora Destacada’, debido a su compromiso con la Academia, el interés mostrado y los avances en su plan de trabajo.

La Academia fue una oportunidad única para los artistas y creativos, quienes pudieron darse cuenta que gestionar sus proyectos y creaciones, bajo una dinámica ‘empresarial’, les aportaba mucho valor y potenciaba sus actividades y su marca personal. Por ejemplo, algunas de las preguntas que pudieron despejar, fueron, ¿en qué se diferencia un emprendimiento de una empresa tradicional?, ¿cómo puedo disminuir el riesgo al lanzar un nuevo producto o servicio?, ¿quiénes son mis clientes?, ¿cómo identifico el tamaño de mi mercado y creo una estrategia para abordarlo?, ¿cómo proteger mis creaciones?, ¿por dónde comienzo?, o ¿cómo presento mi negocio ante potenciales clientes e inversionistas?

IMG_8902

Creativos en la última sesión de la Academia.

“El compromiso que asumimos como PUCV para potenciar las industrias creativas de Valparaíso, es fruto de la convicción de que todos pueden potenciar sus proyectos, creaciones, emprendimientos, si reciben una guía y conocimientos adecuados”, dice Ignacio Cuevas, Sub- Director de la Dirección de Incubación y Negocios de la PUCV. “Al finalizar la Academia nos percatamos con gran satisfacción que los creativos se dieron cuenta que al aplicar los conocimientos y consejos entregados, podían obtener mejores resultados en sus actividades, ordenar su trabajo, llegar a más y  mejores clientes, darse a conocer mediante un plan de marketing, potenciar su imagen corporativa. En otras palabras, tener un modelo de negocios adaptado a su actividad: la industria creativa”.

Cristian Romo, de Cromo Artefactos de Piedra, señala que la Academia que impartió Chrysalis, impactó en el cómo poder diferenciar su trabajo. Por un lado, la escultura propiamente tal, y por otro, el diseño de autor a través de los morteros. “Y también darse cuenta que se puede crear una estrategia para llegar a un determinado público. Por ejemplo, en el caso de las esculturas, estas tienen un sello, el cual es Cristian Romo, el artista detrás. Pude identificar mejor a mis clientes y también yo pude ordenarme mejor en cuanto a lo que estaba realizando”.

Importante resulta destacar, que a causa del reciente incendio de Valparaíso de Enero 2017, Cristian Romo, emprendedor del Espacio Cowork BAJ y asistente al Programa Academia, perdió su taller y gran parte de su maquinaria, para lo cual organizó una campaña de Crowdfunding en Ideame. Apóyalo en ESTE LINK.

IMG_8847

Cristian Romo durante su exposición.

“Junto a Chrysalis, logré tener una visión de 360 grados de lo que es un modelado de negocios, y pese a que en estos momentos estamos en una etapa muy temprana del desarrollo de nuestro proyecto, creemos que tenemos la base suficiente para hacerlo crecer indefinidamente”, dice Agustín David, de Candabra Estudios. “Ahora, tras el programa de Chrysalis, sentimos que no tenemos techo, porque la base teórica que se nos entregó es muy fuerte y adaptada a un lenguaje de alguien que no entiende nada de negocios”.

IMG_8823

Agustín David durante su ‘pitch’.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Tags: , , , , , ,