Chrysalis adhiere a la Campaña ‘Fair Feedback’ para dejar atrás el Egosistema

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

02.12.14
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

La potenciadora de innovadores y emprendedores chilena Ematris ha puesto en vitrina, abriendo un debate muy interesante, una práctica muy común y a lavez muy poco comentada en el ecosistema pro emprendimiento e innovación: los egos están dificultando el emprendimiento. Dicho de otra manera, el Egosistema es una especie de cáncer al cuál debemos detener con urgencia. Tal como señala en un post Sandra Díaz, socia fundadora de Ematris, no podemos darnos el lujo de maltratar a los emprendedores, sobre todo cuando no nos sobran, y porque, como dice Bernardo Toro: cuidarse a sí mismo, cuidar al otro y cuidar al ecosistema es definitivamente mejor negocio que andar a las patadas. Ante esta situación Ematris lanza la Campaña Fair Feedback que busca generar un cambio en la manera que muchas veces es tratado un emprendedor, su relación de este con los inversionistas, evaluadores, pares, tecnócratas, y toda persona que juega un papel en la cadena que da vida a un emprendimiento. Chrysalis comparte 100% este nuevo enfoque y se suma a la campaña.

Como parte de la Campaña Fair FeedBack re publicamos a continuación el post de Sandra Díaz titulado, LAS 5 CLAVES DEL “FAIR FEEDBACK” EN EMPRENDIMIENTO, donde expone con mucha sinceridad y agudeza la necesidad de darle un giro al modo en cómo muchos actores están gestionando sus relaciones con el ecosistema emprendedor.

LAS 5 CLAVES DEL “FAIR FEEDBACK” EN EMPRENDIMIENTO (por Sandra Díaz, socia fundadora de Ematris)

La semana pasada asistí a la Conferencia sobre el Escalamiento de Emprendimientos Sociales Corporativos organizado por el BID, Sistemab.org, Avina, BusinessAgainstPoverty, entre otras. La frase que me quedó marcada de uno de los panelistas: “Nosotros como empresa comenzamos a trabajar en emprendimiento social, después que el fundador un día dijo ‘Qué terrible que todos nuestros empleados estén esperando las 6 de la tarde para ser buenas personas’”. Juro que después habló una gringa y dijo algo que terminó con”…our Egosystem” ¿o será que escuché mal? La cosa es que le encontré un sentido tremendo, una sincronía de esas mágicas, porque saqué inmediatamente las cuentas de que las personas vamos dejando de ser buenas personas, no a propósito, ni premeditadamente, sino que por ego.

El ego nos mantiene en la ilusión de que el otro es separado de mí, y que por lo tanto, si yo gano a costa del otro, no me afecta. Mala suerte no más, “business is business“. Si exploto al proveedor para mejorar mi última línea y le llamo “optimización de costos”, y éste termina quebrando porque nunca pudo ser rentable, me digo “así es la vida, NEXT!” y paso al siguiente proveedor. Pero no es tan simple. Al final, en los ecosistemas todo termina rebotando, tarde o temprano. Como dice el lema de SistemaB: “Las empresas vivimos en sistemas de interdependencia”. Los buenos proveedores sostienen a las empresas buenas y viceversa.

De la misma forma los buenos emprendedores dependen de buenos inversionistas, y a su vez los buenos inversionistas dependen de buenos emprendedores. Y así con el resto: ejecutivos de incubadoras, ejecutivos de CORFO, ONGs, consultores, investigadores, etc. ¿Qué pasa entonces con la tendencia que se ha transformado en norma en la industria de hacer bolsa a los emprendedores que pasan por un panel, ya sea de un concurso de emprendimiento o de un panel de inversionistas?

“Sé bien dura y pesada”, me pidió alguien cuando entré a un panel, y me quedé perpleja.

Yo no me voy a hacer la santa. Yo también he faltado a la ética del cuidado de la que habla Bernardo Toro, y he traspasado la delgada línea entre ser rigurosa y de frente con mis comentarios a los emprendedores, a ser derechamente dura y descuidada, negativamente crítica (sobre todo cuando me he picado con los que percibo soberbios, lo confieso), todo en un afán de poder alimentar mi frágil ego y sentirme más bacán y mejor que el otro (claros signos de complejos de inferioridad que le asaltan a uno de vez en cuando). Aprovecho esta oportunidad de pedir perdón a todos ellos.

Creo que hay que ponerle atajo luego a esta tendencia, no podemos darnos el lujo de maltratar a los emprendedores, sobre todo cuando no nos sobran, y porque como dice Bernardo Toro: cuidarse a sí mismo, cuidar al otro y cuidar al ecosistema es definitivamente mejor negocio que andar a las patadas.

Para entender la ética del cuidado les recomiendo el siguiente vídeo. Les juro no se van a arrepentir de gastar 16 minutos en esto (en una de estas salva tu matrimonio):

Con este blog quiero proponer una campaña para todos aquellos que participamos en paneles y damos feedback a emprendedores a ser “cuidadosos” con nuestro ecosistema, lo que no quiere decir que dejemos de ser directos, rigurosos, claros y firmes.

Es muy distinto jugar al fútbol a alta velocidad, siendo agresivos y sabiendo que puede ser un juego rudo; a tener la costumbre de pegar en los meniscos, meter la pierna mal intencionadamente, tirar la polera o pegarle con el codo en la cara al otro jugador mientras el árbitro mira para otro lado. O picarse a tal grado de lanzar un gesto “Pato Yáñez” al público. Uno se llama Fair Play, y da vergüenza cuando los jugadores tienen que recurrir a las patadas y artimañas para compensar por la falta de fútbol. Lo mismo pasa acá: Fair Feedback es lo que queremos y menos Egosistema.

Investigamos acerca de las buenas prácticas en la entrega de retroalimentación a emprendedores (Ashoka) y proponemos 5 principios muy simples que podrían ser de alto impacto para cuidar nuestro ecosistema:

1-. Comienza siempre por lo positivo y no sirve que sea un trámite para pasar luego a los puntos malos. Si el panel no es capaz de ver puntos fuertes o espacios de potencial para seguir avanzado, esto habla más bien de la incompetencia del panel para trabajar creativamente desde lo que se tiene.

2-. Comamos de lo mismo que predicamos y seamos también innovadores en el feedback. Es fácil decir todo lo malo, pero de mucho más mérito es ofrecer un insight o explicación original de por qué esta malo y ofrecer sugerencias de cómo se puede mejorar o resolver.

3-. Seamos entre todos muy claros en no permitir faltas de respeto a los emprendedores haciendo comentarios que falten a la dignidad de las personas. Una cosa es criticar el negocio, otra cosa distinta es criticar a la persona del emprendedor, su modo de vestir, de expresarse, etc. Quizás una regla fácil es el termómetro de la empatía: ¿Si yo estuviera en el puesto del emprendedor, cómo me sentiría con este comentario? ¿Agrego valor al emprendedor y al sistema con esto que digo?

4-. Sirve mucho recordar que vivimos en mundos de intersubjetividad. No tenemos acceso preferencial a la verdad, y lo que decimos son juicios de valor que muchas veces hablan más de nosotros mismos que de aquello de lo que estamos hablando. Decir “esto no sirve para nada”, esconde este hecho. Es más útil decir: “Yo no le veo utilidad”. Y ahí surge la posibilidad de que sea uno el ciego.

5-. Generemos preguntas que promuevan la reflexión, aprendizaje y acción de los emprendedores. Si estás en la posición privilegiada de evaluar emprendimientos porque te ha ido bien, aprovecha de mostrar tu valor aportando con preguntas que abran posibilidades. De poco sirven las preguntas “inteligentes” que buscan sutilmente cortarle las piernas al emprendedor. Es la invitación de Guy Kawasaki a Ser un Mensch: un emprendedor que corresponde a su privilegio con nobleza, que es consciente de su responsabilidad para inspirar a otros.

Para cerrar, una reflexión para emprendedores levantando capital: si ves que el inversionista se dirige de mala manera a ti o a otro emprendedor, diciendo que algo está mal sin agregar valor al dar feedback de acuerdo a los principios recién indicados; es importante que reflexiones:

¿Te gustaría que esa persona esté en tu directorio?

¿Te gustaría tener que rendirle cuentas y soportarlo cuando las cosas no salen como ambos esperan?

Cuidar las relaciones entre emprendedores e inversionistas, expertos de paneles depende de todos nosotros, no dejemos que el ego lo gestione. Apóyanos con la Campaña Fair Feedback, mandando este post a otros emprendedores y sobre todo a inversionistas.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Tags: