D.R. de Corfo: “tenemos que empezar a sentirnos como la costa de la metrópoli”

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

04.08.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn5Pin on Pinterest0

Compartimos con UDS. esta segunda edición de la entrevista realizada a Fernando Vicencio, Director Regional de Corfo, quien en esta ocasión hace referencia al gran potencial que posee la región y, en especial, el gran eje Valparaíso-Viña del Mar, zona que para Vicencio es una de las más atractivas para la localización de emprendedores nacionales y extranjeros. En definitiva, la ‘costa de la metrópoli’ tiene todas las capacidades para convertirse en un hub de atracción de emprendedores globales.

Soy de los que sostiene y no me canso de decir que tenemos en la región de Valparaíso un ecosistema de emprendimiento e innovación que es bastante rico y robusto. Yo lo grafico como un músculo muy bien ejercitado, pero que no hay que dejar de entrenar. Si queremos potenciarnos como una región con un alto componente de innovación en su quehacer tenemos que dar prueba de ello y esto debe darse con la constante participación de emprendedores locales en los diferentes programas nacionales de apoyo al emprendimiento.

Valparaíso como un hub global de emprendimiento, ¿cómo se fortalece este paradigma?

La tendencia de los espacio de cowork llegó a Latinoamérica y Corfo asume el liderazgo en la materia y en potenciar la instalación de este tipo de espacios. En la región de Valparaíso ocurrió algo bastante potente y es que previo al lanzamiento del concurso de Hub Global de Corfo, ya teníamos instalados cinco espacios de cowork, un makerspace (de Chrysalis-PUCV), el garage de la UAI, talleres y laboratorios sobre temáticas afines al emprender, lo que demuestra que en la zona Valparaíso-Viña, existe una lógica de una especie de generación espontánea y bastante interesante de este tipo de espacios.

Tenemos un caso emblemático, como el espacio Dinamarca 399, en el cerro Panteón, donde lanzamos este programa hace algunos meses.

Entonces, a través de la instalación de este tipo de espacios colaborativos, el objetivo de Corfo es, además de la puesta en marcha de nuevos coworks (infraestructura física), la búsqueda de nuevos servicios relacionados con gestión empresarial, propuestas de levantamiento de capital, vinculación con potenciales VC, proveedores o clientes. Esto es algo bien potente, porque en definitiva lo que tu tienes es una plataforma física donde los emprendedores pueden arrendar desde una oficina, hasta un espacio en una mesa o recibir servicios especializados.

Hay un negocio detrás de todo esto que va enfocado a fortalecer los emprendimientos que vayan alojándose en estos espacios dinámicos y virtuosos.

Valparaíso, la costa de la metrópoli. ¿Cómo surge esta visión?

Hoy por hoy el programa Start-Up Chile no solo busca atraer al país emprendedores globales, de otras latitudes, sino que además hace un especial llamado a emprendedores nacionales, en áreas como la robótica, la salud, la biotecnología, la energías limpias o de la educación, entre otras, a que puedan asumir desafíos globales y que puedan desenvolverse con éxito en los próximos años.

Para nadie es un misterio que Chile es un país centralista. Muchos emprendedores del programa Start-Up Chile han llegado al país y un número importante de ellos se instalan en Santiago, pero no se mueven de allí. Lo que se hizo en la versión recién pasada de la convocatoria de Start Up Chile, es que las startups que ganen el concurso y decidan localizarse en regiones recibirán un subsidio mayor, para lograr que se gatille la decisión de preferir una región por sobre Santiago.

En este contexto creo que la región de Valparaíso está en inmejorables condiciones.

Tenemos que empezar a sentirnos, y no perder identidad con esto, como la costa de la metrópoli. Es un concepto que no está muy desarrollado aún. Somos parte de la metrópoli, somos la playa de la metrópoli, ofrecemos una calidad de vida que es mucho mejor que la del centro de la metrópoli, ofrecemos un ecosistema del emprendimiento que es bastante potente en su ‘musculatura’, muy buenas universidades públicas y privadas, excelentes facultades y escuelas de ingeniería, diseño e industria cultural.

startup_maker_waldo_2

Todo esto entrega un aspecto diferenciador.

Además, no falta con la atracción de emprendedores globales a la región, lo que es muy positivo por cierto, debemos poder generar la vuelta a la zona de los que yo denomino ‘los retornados’, y que son aquellos profesionales que son de la región (o que llegaron pequeños a estudiar a la región) y que se fueron a otras latitudes a estudiar sus postgrados y especializaciones, a los cuales deberíamos ser capaces de seducir y atraer nuevamente a la región para que puedan instalarse acá, ojala emprender, y difundan todo lo que aprendieron en otras latitudes.

La idea es que se produzca un ‘contagio virtuoso’, con todos los jóvenes que hoy en día están haciendo precisamente lo que ellos (los retornados) alguna vez hicieron. Estudiando, estudiando y trabajando, emprendiendo o bien, partiendo con pequeñas empresas, de manera que se vaya produciendo un trasvase de experiencias, conocimientos y anhelos.

Pensemos que el emprendimiento tiene una parte emotiva que es muy potente y el perfil del ‘emprendedor’ es de alguien corajudo, de alguien que se atreve, que aprende a tomar desafíos y riesgos.

Por todo lo anterior es que yo sostengo que con los emprendimientos de alto impacto  podemos tener la capacidad de transformar sectores o barrios o la ciudad en su totalidad.

Valparaíso, por ejemplo, es una ciudad que tiene varias almas, entonces hay que dejar que estas almas conversen y sean complementarias. Que todas los sectores productivos de la ciudad se vean beneficiados. Es algo complejo de lograr, pero creo que sí es posible.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn5Pin on Pinterest0
Tags: , , , ,