El “quitasol inteligente” ganó el Bootcamp Chrysalis-Exosphere

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

21.04.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1Email this to someoneShare on LinkedIn1Pin on Pinterest0

Después de 4 días de intensas jornadas de aprendizaje, convivencia, retroalimentación y grata compañía, el Bootcamp Chrysalis-Exosphere culminó con gran éxito, demostrando que sí se pueden (y deben) inculcar herramientas para emprender desde el pre-grado, aún no teniendo ni un solo conocimiento técnico del mundo emprendedor. El Bootcamp sacó al emprendedor que había dentro de los casi 30 graduados. Y lo mejor: generó una idea de proyecto que se adjudicó 500 mil pesos para poner en marcha la idea. El “quitasol inteligente” ganó el certamen.

Recordemos que esta actividad fue posible gracias a la gestión de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y su Dirección de Innovación y Emprendimiento, a través de Chrysalis, su Incubadora de Negocios y Exosphere, organización global dedicada a la formación de emprendedores.

El Bootcamp pudo impulsar la innovación dentro de los estudiantes de pregrado, demostrándoles que se pueden desarrollar y fortalecer habilidades como la formación y manejo de equipo, el uso de tecnología para la innovación, conocimientos de negocios, entre otros elementos útiles del ecosistema.

bootcamp1

“Yo que estuve en las aulas de Ingeniería Comercial, que debería potenciar el lado innnovador de cada uno, es en verdad muy tradicionalista”, dice Jeanette Urrutia, egresada de Ingeniería Comercial de la PUCV. “Todos te quieren trabajando para Paullman, Matte  o Angelini, y no potencian los otros estilos de vida y trabajo que hay y que uno puede escoger. Esto del Botcamp lo encuentro estupendo, porque se abre una ventana de saber que hay otros estilos de vida que uno puede escoger”.

Tal como señala Jeanette, el Bootcamp es una instancia de aprendizaje acelerado, pero consciente de las diferencias y aptitudes de todos, donde se busca llegar a acuerdos y no a imponer. La dinámica de trabajo consistió en charlas sobre temas especializados del mundo de las startups, a cargo de ejecutivos de Chrysalis y Exosphere. Luego los ‘bootcamperos’ debieron formar grupos, sin antes conocerse, y crear, mediante un Lean Canvas, un emprendimiento y presentarlo ante un jurado, debieron hacer un pitch de 2 minutos.

bootcamp3

Mientras que Valentina Benavente, de 4° año de Tecnología Médica con mención en Oftalmología de la PUCV y que conforma el equipo de ‘Solaris’, el proyecto ganador, señala que, “encontré que era una buena instancia para aprender lo básico, canalizar mis ideas y ver qué puede ser lo más viable. Mi idea, que quiero potenciar con el Bootcamp, es tomar ideas sencillas y transformarlas en cosas muy útiles y prácticas para la sociedad. La idea es pensar en el resto de las personas y ver qué necesitan y visualizar un problema”.

El proyecto ganador, denominado Solaris, es un quitasol ‘inteligente’, puesto tiene la característica que no se puede robar, gracias a un sistema de candado y anclaje, tiene una caja-bolso que sirve de caja-fuerte para guardar las pertenencias mientras se disfruta del mar y posee paneles solares para generar su propia energía. Fue elegido por unanimidad.

bootcamp4

Chrysalis felicita a todos los participantes y los anima a seguir el camino del emprendedor y a no temer a los fracasos. Quien no fracasa, no logra el éxito.

Descarga las presentaciones en ESTE LINK.

Revisa la galería fotográfica en el Facebook de Chrysalis

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1Email this to someoneShare on LinkedIn1Pin on Pinterest0
Tags: , ,