Isallu: el manto de protección natural contra virus, bacterias, hongos y parásitos

Escrito por Julio Serrano en Noticia | 0 Comentarios

02.08.17
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn5Pin on Pinterest0

En la actualidad, nos encontramos con productos que en su elaboración les son añadidos un sinfín de elementos tóxicos que hacen perder la esencia y propiedades de los mismos. Ante esto, el interés de las personas se ha volcado a la búsqueda de productos naturales que ayuden a tener una vida más saludable y en armonía con el entorno.

En consecuencia ha ganado valor la aplicación de las plantas y especias aromáticas en farmacología y biotecnología. Esta situación ha abierto espacio a los aceites esenciales, los que son 100% puros y naturales, libres de químicos tóxicos, y que permiten aprovechar los recursos de una zona. Así nace Isallu, aceite extraída desde el árbol de Pimienta Rosa en la región de Atacama.

El nombre Isallu viene del pueblo originario Aimara y se relaciona con un manto originario, definición que representa a la empresa. Ven sus aceites como un manto de protección contra virus, bacterias, hongos y parásitos, y esperan distribuirlo como insumo a laboratorios, a la industria de aromas y sabores, usuarios de aromaterapia, fabricantes de productos naturales y orgánicos de cosmética, cuidados personal y farmacéutica.

“Al usar un aceite esencial sintético, se debe considerar que no tiene valor terapéutico, además que los ingredientes que para su elaboración son en su mayoría derivados del petróleo, causantes de muchas enfermedades, irritaciones y desordenes en el sistema nervioso”, indica Verónica Olave, fundadora.

Verónica explica que los aceites esenciales se originan desde los diversos líquidos de las plantas, “son su fuerza de vida, de la misma manera que nuestra sangre lo es para nosotros. Son líquidos volátiles destilados de varias partes de las plantas, incluyendo semillas, corteza, hojas, tallos, raíces, flores y frutas”.

Todos los aceites son compuestos orgánicos de 5 átomos de carbono, 8 átomos de hidrógeno y una molécula de oxígeno, muy similar a la estructura  de las células humanas. Sus propiedades son únicas por su habilidad de traspasar las membranas celulares y propagarse por la sangre y los tejidos. Cuando se aplica de forma tópica, en cualquier parte del cuerpo, los aceites viajan por el organismo en cuestión de minutos.

Al enfermarse, una persona puede manifestar un desequilibrio químico que altera las frecuencias de vibración específicas de las moléculas, células, tejidos y órganos dentro del cuerpo. La enfermedad ocurre cuando las células tienen muy poco voltaje y una frecuencia muy baja. En los aceites esenciales hay compuestos que resuenan frecuencias que pueden restaurar células corrompidas al nivel del ADN y llevar de regreso a la frecuencia original de la salud.

Chrysalis apuesta por un producto único en la región y el mercado

Para Verónica, la Incubadora de Negocios Chrysalis de la PUCV, ha sido un pilar importante durante el proceso de ejecución del proyecto. “Nos han ayudado en cada actividad realizada, como las charlas, talleres, asesorías y apoyo constante en temas contables, legales, de diseño, entre otros. Temas que están enfocados en entregar las herramientas a los emprendedores que estamos comenzando”. Isallu es financiado por el fondo PRAE Atacama 2016 de Corfo, y son patrocinados por Chrysalis.

“El apoyo de Chrysalis ha sido fundamental para generar una red de contactos, facilitando la ejecución del proyecto en cuanto a rendiciones y asesorías que han surgido durante estos 9 meses de desarrollo. La calidad del equipo humano que conforman la Incubadora, su prestigio y compromiso, han permitido que esta experiencia sea realmente enriquecedora”.

Hoy en día, Isallu se encuentra en el inicio del proceso de comercialización del producto, principalmente en el sector de la aromaterapia y gift-shop. “Queremos que se identifique a Atacama a través de sus aromas característicos, difundiendo la imagen de su región.  Además, estamos en la búsqueda de capital para desarrollar estudios que nos permitan potenciar aún más la propuesta de valor de nuestro producto”, comenta Verónica.

“A largo plazo pretendemos exportar nuestra oferta a mercados más maduros en términos de los aceites esenciales y productos naturales”.

En relación al mercado no existe una competencia que produzca aceite esencial de Pimienta Rosa en nuestro país, pero si existen aceites sintéticos y las conocidas flores de Bach.

Para contactar a Isallu te dejamos su página web y el correo de Verónica.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn5Pin on Pinterest0

Comments are closed.