Makerspace: el nuevo laboratorio colaborativo de creatividad y tecnología

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

13.02.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Consciente de este nuevo paradigma y de cómo están surgiendo los centros de innovación, tecnología y colaboración en el mundo entero, Chrysalis no quiere quedarse atrás y pronto abrirá las puertas a la comunidad de sus dos Makerspace, uno en Valparaíso y otro en Copiapó, región de Atacama.

“Todos los niños nacen como científicos, son los adultos los que tienen la culpa que pierdan el interés en la ciencia”, dice el astrofísico y divullgador científico, Neil deGrasse Tyson.

Las Tecnologías de la Información (TI) han penetrado profundamente los cimientos de la economía mundial, considerándose ya como el gran catalizador de la innovación y el desarrollo de compañías, sectores económicos y países. La “Economía Digital”, parte fundamental de la “Revolución Digital”, está afectando la vida diaria de todos nosotros. Ya no se puede concebir el crecimiento de una organización o proyecto, sin la incorporación de TI.

Esta nueva configuración ‘tecnoeconómica’ viene de la mano de transformaciones sociales y en el modo en cómo nos apropiamos de esa tecnología y cómo la vamos generando y compartiendo. Dentro de estas nuevas dinámicas surge una generación de ‘nuevos creativos digitales’, que han dado vida al movimiento Makerspace, explicado muy asertivamente por Francisco Zavando, Prevencionista de Riesgo y encargado del Atacama Makerspace de Chrysalis.

“El pensamiento Maker se basa en el ser autodidacta, en aquellas personas capaces de observar su entorno y aprender por sí el funcionamiento de las cosas. La filosofía Do it Yourself-DIY (hazlo tu mismo)”, explica Zavando. “Es difícil darle un hilo histórico al surgimiento de los llamados Maker´s, porque si bien el concepto es nuevo, las personas que corresponden al perfil, pueden ser mucho más antiguas que el concepto mismo. El primer ejemplo que se me viene a la mente es el renacentista Leonardo da vinci. Un genio en diferentes áreas y completamente autodidacta”.

Este nuevo movimiento surge de la unión entre la cultura garage (propia de EE.UU) y la cultura DIY, que dan como resultado al movimiento Maker, que se basa fundamentalmente en la “creación colaborativa”.

La cultura Maker posibilita la creación de nuevas aplicaciones de las tecnologías en un entorno colaborativo y distendido, donde confluyen diversas ramificaciones del conocimiento, profesionales y aficionados multidisciplinarios.  La cultura Maker busca materializar por medio del trabajo participativo y colaborativo, proyectos e iniciativas que puedan escalar e impactar, siendo fuente importante en el desarrollo de innovaciones tecnológicas.

Chrysalis Makerspace X2: Valparaíso y Copiapó

Consciente de este nuevo paradigma y de cómo están surgiendo los centros de innovación, tecnología y colaboración en el mundo entero, Chrysalis no quiso quedarse atrás y pronto abrirá las puertas a la comunidad de 2 Makerspace, uno en Valparaíso y otro en Copiapó, región de Atacama.

Ambos proyectos Makerspace consisten en la habilitación de un espacio colaborativo de creación pensado para universitarios y estudiantes de enseñanza media (secundaria), donde puedan aprender y desarrollar iniciativas ligadas a la robótica, electrónica, mecánica, carpintería, impresión 3D, creación con placas Arduino, programación, soldadura, entre otras técnicas de creación. 

“Un verdadero ‘maker’ está dispuesto a romper paradigmas, a abrir horizontes en el campo de la creatividad y la invención, ya que no cuenta con las barreras y el peso de tener en su cabeza leyes físicas, químicas o biológicas que el día de mañana tal vez se puedan quedar caducas”, nos dice Zavando. “Por tanto, el mérito innovador de ‘un maker’ no radica en la cantidad de magisters en electrónica, ni diplomados y seminarios de tecnología posea, sino en su capacidad y apertura a saber que en cualquier momento se puede romper un paradigma”.

Todo este ecosistema de creación ideado por Chrysalis en ambas ciudades, estará guiado por monitores especializados en cada disciplina y acompañado con equipamiento tecnológico de última generación, herramientas y los insumos necesarios para poder materializar las ideas de los ‘makers’.

La idea de Chrysalis, a través de estos dos Makers, es lograr la transferencia horizontal de conocimientos, en un ambiente de libertad creativa donde las ideas puedan convertirse en realidad, logrando prototipos innovadores que puedan escalar y convertirse en proyectos más robustos que puedan dar lugar a startups con alto potencial de crecimiento.

El llamado es a estar atento durante las próximas semanas cuando se abran las postulaciones para participar de los makers Valparaíso y Atacama.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Tags: , , , ,