Necesitamos más ciencia aplicada, ¡ahora!

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

07.05.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn6Pin on Pinterest0

La ciencia no puede continuar solo en sus trincheras de la academia, sin salir a la industria, al mercado y a la sociedad, a solucionar los problemas que de ella se esperan. Los científicos y científicas deben no solo contentarse en realizar ciencia básica (importante de por sí), sino que deben convertirse en entes de cambio transgresor y disruptivo, llevando sus conocimientos y soluciones a la vida de las personas, generar las transformaciones que el país necesita, y para ello requieren dejar atrás esa errada visión de considerar como una especie de “prostitución” el llevar la ciencia a la empresa y solucionar un problema puntual.

startup_ciencia_4

Los tiempos actuales, donde el conocimiento por sí mismo ya no basta, necesitan de ciencia aplicada, científicos con motivación de influir en la sociedad y un aparato estatal que sustente aquello. Pero de algo debemos tener certeza: la ciencia de papel no está aportando al desarrollo del país, debe salir a la calle.

De esto conversamos en Iniciador IV, este miércoles 6 de mayo en el Vaparaíso Makerspace, jornada que estuvo marcada por la convicción de que es necesario emprender con la ciencia. Sea cual sea el ámbito y especialidad, pero se debe salir a explorar a la industria.

Para ello contamos con la destacada exposición de Guillermo Avendaño, Ingeniero Biomédico de la Universidad de Valparaíso; Ignacio Brescla, Director Ejecutivo del Santiago LabSpace; y Amilcar Arriagada, fundador de Quality Metrics, startup incubada en Chrysalis.

TRIZ o cómo sistematizar las innovaciones y la creatividad

Guillermo Avendaño dejó a toda la audiencia asombrada. Tanto por sus conocimientos profundos, como por sus emprendimientos en Biomedicina. Pero eso no fue lo que cautivó a todos este miércoles. Guillermo nos abrió la visión y nos presentó el método TRIZ. Este sistema es una completa metodología científica que enseña a inventar y resolver situaciones supuestas como imposibles. Fue creado por el ruso Genrich Altshuller  en los años 40′ y significa: Teoría para Resolver Problemas de Inventiva o Теория решения изобретательских задач). El método TRIZ se popularizó y es usado por todas las compañías líderes del mundo, desde Toyota hasta Siemens, por mencionar solo algunas.

Este método fue crucial en el desarrollo industrial y tecnológico de la ex Unión Soviética y determinó el éxito de su tecnología hasta el dpia de hoy. Según relató Guillermo TRIZ sirve para crear desde una aguja hasta tecnología de centrales nucleares. Y no es necesario ser un genio, solo seguir este método. En teoría, cualquiera puede desarrollar productos o servicios innovadores gracias a TRIZ. “La tecnología más simple también se beneficia de este método”, apunta Avendaño.

startup_ciencia_2

El TRIZ permite:

  • Crear un puente entre el conocimiento científico y la resolución de un problema.
  • Reduce significativamente el tiempo necesario para desarrollar soluciones
  • Impulsa el pensamiento creativo
  • Desarrollo una visión más técnica del proceso de resolución de problemas
  • Implementa un proceso que vuelve controlable el proceso de innovación.

Avendaño señala que el método TRIZ  se puede aplicar sin inconvenientes en la resolución de fallas, en el desarrollo de nuevos productos, en la resolución de problemas, en la evolución dirigida de productos y tecnologías, y además en áreas no relacionadas a ingenierías o ciencias, como puede ser el arte, la educación, la sicología, entre otras.

Existe un concepto de sistema ideal, dice el investigador de la UV: todos los sistemas que evolucionan tienden a aumentar su nivel de perfeccionamiento; un sistema tiende hacia su ideal asegurando las funciones útiles sin generar funciones inútiles, ni nocivas sin costo alguno.

Santiago LabSpace: potenciando la irrupción de la ciencia aplicada en Chile

En Chile están surgiendo una serie de espacio de cowork y makerspace, algunos hace ya unos años, otros más actuales. Los hay más autodidactas, más enfocados en el paradigma DIY, mientras que otros tienen un estilo más de zona de networking y negocios. Lo bueno es que se están creando estos espacios y se está comprendiendo la importancia y los beneficios de la creación colectiva.

Sin embargo, la ciencia pareciera estar la margen de los cowork y makerspace…

El Santiago LabSpace es el primer espacio cowork-makerspace dedicado a los científicos y al desarrollo de prototipos basados en investigaciones de laboratorio. Su filosofía y objetivo fundamental es el desarrollo de la ciencia aplicada en Chile. No más ciencia  por la ciencia y por los galardones y citas en los papers. En el Santiago LabSpace quieren más ciencia destinada a resolver problemas concretos que aporten valor a industrias, empresas y a todo tipo de organizaciones.

startup_ciencia_3

En la jornada de este miércoles pudimos contar con la exposición de Ignacio Brescla, Director Ejecutivo del Santiago LabSpace, quien dejó en claro la intención de este primer cowork científico de generar un impacto en la generación de ciencia útil. Para ello esta iniciativa financia emprendimientos científicos en sus fase temprana, entregando apoyo en espacio y equipamiento científco de alto nivel, el cual comprende un laboratorio químico y microbiológico, sala de prototipado, además de zonas de cowork y networking.

¿Es suficientemente la ciencia aplicada que se realiza en Chile? Para Ignacio es claramente insuficiente, situación que resulta grave para las aspiraciones del país de alcanzar el desarrollo y sustentar su riqueza en el conocimiento, para ir dejando de lado los recursos naturales como única alternativa de generación de riqueza. La ciencia también puede.

Ignacio señaló que en el Santiago Makerspace buscar motivar la generación de emprendimientos científicos, “de ideas geniales a ideas con mercado”.

Quality Metrics: buscando el mejor salmon a través de la tecnología

startup_ciencia_5

El comportamiento de los peces…insulso para muchos, no para Amilcar Arriagada, fundador de Quality Metrics, startup de la cartera de Chrysalis. La industria acuícola, más específicamente la salmonicultura, es la brújula que guía a esta startup.

Quality Metrics desarrolló un software que permite, mediante el análisis computacional de imágenes, identificar en tiempo real los diferentes atributos físicos y factores que afectan la calidad de los filetes de salmón, permitiendo así mejorar la exactitud de las mediciones y disminuir la tasa de fallas a la hora del control de calidad.

Quality Metrics ha desarrollado software para evaluar dos atributos que inciden en la calidad de los filetes, especialmente de salmón: daño a nivel muscular y análisis de color de filetes.

startup_ciencia_6

Este desarrollo de software permite aumentar la calidad de los salmones mediante la recolección y registro digital de datos. Como antecedentes podemos decir que en la industria de la acuicultura el monitoreo de factores que afectan la calidad de los productos, es realizado de forma manual, los que se traduce en errores, subjetividad y baja repetitividad.

 

 

 

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn6Pin on Pinterest0
Tags: , , , , ,