¿Qué diferencia a una empresa de un emprendimiento dinámico?: la incertidumbre

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

14.09.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn36Pin on Pinterest0

El emprendimiento y la innovación están de moda, de eso no cabe duda. Con frecuencia hoy en día nos encontrarnos en diversos medios de comunicación con noticias que hablan de diversos casos que buscan crear un nuevo producto, lanzar un software de reclutamiento por referidos, comercializar una tecnología obtenida desde una investigación académica o bicicletas “inrobables” que se financian mediante crowdfunding.

Sin embargo, cabe hacerse la siguiente pregunta, ¿qué es realmente un emprendimiento dinámico? ¿es la versión pequeña de una empresa? ¿cuándo un emprendimiento se convierte en empresa? En definitiva, ¿qué los diferencia?

El emprendimiento dinámico, por lo tanto, se encuentra en un constante ‘modo búsqueda´ de un modelo de negocios.

Todo lo que para una empresa son certezas, para un emprendimiento dinámico son incertidumbres.

En múltiples ocasiones he realizado abierta y públicamente esta pregunta y las respuestas han sido diversas: es una idea de negocio, es la acción de empezar una empresa, es una mentalidad, por mencionar algunas de las más recurrentes.

Según Steve Blank, catedrático de Stanford, “un emprendimiento dinámico (o startup) es una organización temporal que busca un modelo de negocios rentable, replicable y escalable”. Una definición concisa y precisa.

img_8295

Javier Gotschlich (a la derecha), asesorando a emprendedor.

Efectivamente, es una organización temporal puesto que, o se convierte en una empresa o bien falla. El emprendimiento dinámico, por lo tanto, se encuentra en un constante ‘modo búsqueda´ de un modelo de negocios, debido a que existen incertidumbres respecto a cómo el negocio debe operar (qué producto va a entregar, quiénes son sus clientes, cómo entrega su propuesta de valor).

Todo lo que para una empresa son certezas, para un emprendimiento son incertidumbres.

Y finalmente este modelo de negocios tiene que ser rentable, replicable y escalable, es decir, que el proceso de creación de valor pueda ser económicamente viable, replicado y canalizado a una gran cantidad de personas.

Ahora, la gran diferencia entre un emprendimiento dinámico y una empresa se puede reducir en una palabra: incertidumbre.

tecnologia_mitos

Mientras un emprendimiento dinámico busca un modelo de negocios, la empresa se dedica a ejecutar uno ya encontrado. Dicho en otras palabras, la empresa entiende cómo se realizan los procesos de creación, distribución y captura de valor. Una compañía sabe quiénes son sus clientes actuales, sabe cómo comercializa sus productos o servicios, cuánto cobrar por determinado producto y cuáles son sus costos asociados.

Todo lo que para una empresa son certezas, para un emprendimiento son incertidumbres.

Por supuesto que el riesgo o la incertidumbre asociada al lanzamiento de una panadería, una agencia de marketing digital, o un software de reconocimiento facial, son muy diferentes debido al tipo de emprendimiento que representa cada uno, los cuales tienen diferentes tipos de necesidades, rentabilidades e impactos en la sociedad.

Esto último es harina de otro costal y motivo de una siguiente columna.

Javier Gotschlich  es Director de Incubación  de Chrysalis

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn36Pin on Pinterest0
Tags: , , ,