Yo, “netizen”

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

02.09.15
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Vivimos en un mundo complejo, veloz y tecnologizado. Estamos rodeados de  amenazas e incertidumbres, contamos con conectividad y comunicación instantánea como nunca antes en la historia. Nuestros trabajos se transforman y, de paso, queremos recompensas rápidas, rápidas como el WhatsApp que enviamos. Todo es nuevo. Todo es ‘social’. 

Hace algún tiempo surgió el término “netizen”, una mezcla anglosajona entre red y ciudadano, y que grafica bastante bien al nuevo individuo-usuario-avatar, de la Economía Digital. Pero, ¿somos realmente ciudadanos en red, más allá del uso de Facebook, WhatsApp o Twitter?, ¿tener algunas cuentas en redes sociales recreativas nos convierte en un “netizen”? ¿Qué sucede al cerrar sesión?  Y en nuestros trabajos, ¿somos netizens?, ¿utilizamos las herramientas sociales para mejorar nuestra productividad, creatividad o relaciones laborales?

El gran dilema de hoy es cómo podemos ser más eficientes y felices en nuestros trabajos utilizando las tecnologías disponibles. La respuesta: a través de la colaboración. Pero, cómo se pone en práctica esta colaboración (colaboración tanto interna como externa): con las herramientas de redes sociales, o mejor dicho, con las soluciones de social media y social business.

Quartz_HP_Messaging_Final

(Crédito infografía: HP Matters)

 

El netizen como tal, debe entender el poder de lo ‘social’, que va mucho más allá de Facebook o Instagram. Un verdadero netizen debe apropiarse del paradigma social para su beneficio personal, laboral, físico y mental.

La colaboración, el compartir ideas, conocimientos, soluciones o contactos, puede generar una bola de nieve de perfecta productividad. La inteligencia colectiva es el mayor atributo de una compañía, y al igual que los más finos y esquivos diamantes, hay que saber extraerla y pulir.

La prestigiosa firma de investigación McKinsey es clara al respecto. En uno de sus estudios sobre las nuevas tendencias de productividad en las empresas y organizaciones, señala que “el principal valor de las tecnologías sociales es el mejoramiento de la comunicación y colaboración a través de la empresa”, puntualizando que el social media “es una herramienta de productividad empresarial como lo fue el e-mail en los años 90”.

Más antecedentes. El estudio de Avaya, The Autonomous Customer 2013, dice que 95% de los líderes de negocio encuentra clave el social business, pero 59% dice no tener un plan definido. Esto debería alarmar a los CEOs, ya que el mismo estudio detalla que 55% de usuarios ha interactuado con una marca a través de Facebook o Twitter; 80% hace búsquedas online antes de decidir una compra, y 39% contribuye con comentarios o reseñas de productos.

Las fichas están tiradas. Solo falta darle al dado. Los software sociales abundan (ver infografía) e irán en aumento. La idea es comenzar a aplicarlos en nuestra vida diaria-laboral y comenzar a concebir nuestros trabajos como un esfuerzo colectivo, horizontal y en donde las recompensas serán grupales. Los silos deben quedar atrás.

El “yo netizen” está en todos lados esperando cerrar sesión en Facebook, para abrir otra en una red más útil. Solo falta un pequeño gran empujón…de los jefes quizás? de los demás netizens?

Y tu, ¿te consideras un netizen?

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0
Tags: , , , ,