Showing posts from tagged with: Tecnología

Metric Arts: visión computacional usada en astroinformática y cámaras de seguridad expondrá en Barcelona

Escrito por Pablo Albarracín en Noticia | 0 Comentarios

13.11.17

El Comité de la Expo Mundial de Smartcity invitó a la compañía tecnológica chilena Metric Arts a presentar su solución de Video Analytics en la categoría de Transporte Público, solución que está siendo probada en Metro Valparaíso, Chile. El congreso mundial Smartcity Expo recibe más de 17.000 visitantes y representantes de más de 700 ciudades de todo el mundo, inicia este 14 de noviembre y finaliza el 16 del mismo mes.

Metric Arts, compañía de la cartera de la incubadora Chrysalis, cuenta con la capacidad de identificación y seguimiento de personas y objetos a partir de la aplicación de inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) sobre cámaras de seguridad. La solución integra tecnología largamente probada y utilizada en investigación astrofísica, para el análisis de imágenes de grandes observatorios astronómicos, conocida también como Astroinformática.

La solución, permite dar una segunda lectura a las cámaras de seguridad, descubrir patrones ocultos, como evasión, delincuencia, accidentes, flujos, todo para mejorar la seguridad de los pasajeros, gracias a la inteligencia artificial aplicada.

Actualmente, las ciudades están creciendo exponencialmente sus áreas cubiertas con cámaras de video. La seguridad es una de las demandas más requeridas por las empresas, es por ello que las soluciones de Video Analytics permiten crear una inteligencia artificial basada en una capa de análisis, agregando indicadores analíticos como conteo de personas, caracterización demográfica, indicadores de calidad de servicio, o alertas de cumplimiento y seguridad, entre otros.

Chrysalis Smart City Barcelona

Con este conocimiento están aplicando la visión computacional (que observa patrones en el universo), para incorporarla a cámaras de seguridad y encontrar patrones más allá de lo evidente, gracias a Inteligencia Artificial. Todo esto bajo el paradigma de las Smart Cities.

"Metro es consciente de su imperativa necesidad de innovar”, dice Manuel Hernández, CIO de Metro Valparaíso. “Por eso nos comprometimos, junto con Metric Arts, a aprovechar nuestras fuentes de video Big Data (casi sin usar), para enfrentar problemas operacionales, como la evasión de tarifas, entre otros".

Metric Arts es una firma de proveedores de servicios de análisis para el mercado de América Latina, con un equipo de más de 60 personas y más de 10 años de experiencia en Analytics. Metric Arts está evolucionando continuamente en el campo, desarrollando productos analíticos que integrar los servicios cognitivos y el aprendizaje profundo.

“En la vertical de ciudades inteligentes podemos crear un cambio cultural, al abordar un problema público de la evasión”, dice Patricio Cofré, CEO Metric Arts. “Creemos que estas tecnologías no invasivas pueden ser muy efectivas, puesto que ayudan a identificar, descubrir y abordar el problema de manera exhaustiva, y no solo en base a fiscalización humana, que es siempre insuficiente”.

Metric Arts potencia su solución gracias a alianza con NVIDIA

Para lograr mejores resultados y escalar a nuevas soluciones, la compañía llegó a firmar una alianza con NVIDIA, líder global en procesamiento de GPU. La compañía estadounidense destaca el éxito de la implementación de sus tarjetas gráficas en la empresa chilena Metric Arts con su proyecto de visión computacional, por el cual adquirieron las primeras unidades de tarjetas de la línea Titan y Jetson Kits. Además la marca se integra al programa de startups  NVIDIA Inception Program. La exitosa implementación de estas tarjetas permitió a Metric Arts detectar rápidamente amenazas y levantar alertas para sus clientes.

La razón por la cual acudieron a NVIDIA fue la necesidad de gran capacidad de cómputo y un framework de inteligencia artificial para analizar gran cantidad de videos de distintas cámaras.

El objetivo de Metric Arts es llevar su tecnología a otros países, tanto en América Latina como en otros continentes.

“Queremos desarrollar una estrategia conjunta con NVIDIA para poder llevar esta tecnología a otros mercados. Sabemos que el transporte en Latinoamérica está creciendo fuerte, y Chile en ese sentido fue en su momento inspiración para el transporte de varios lugares. Por eso queremos llevar esto al sistema de transporte de Lima, al de Bogotá, al de Guayaquil. Queremos partir primero en Latinoamérica. Sabemos que un gigante como NVIDIA tiene el tamaño, la dimensión y el tamaño de partner que nos permitiría poder satisfacer demanda en otros lugares, obviamente contando con soporte, con apoyo y con delivery de toda la infraestructura que necesitamos.”, asegura Patricio Cofre, CEO de Metric Arts.

Chatbots: ¿la necesaria fusión de inteligencia artificial, humanidades y lenguaje humano?

Escrito por Eduardo Riveros en Apps & Software, Blog, Casos de estudio, High Tech, Tech | 0 Comentarios

10.10.17

El mundo de la inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) ha abierto las puertas para una serie de desarrollos, donde están involucrados profesionales de las ciencias exactas e informáticas, pero su alta complejidad hace necesaria la incorporación de profesionales provenientes del mundo del humanismo y las letras. En el caso específico de los chatbot, estrella de la inteligencia artificial, se están dando avances significativos desde que Facebook, Twitter, Slack o Telegram permitieran la incorporación de los diferentes integradores de chatbot, entre los cuales podemos mencionar a api.ai, wit.ai, e IBM Watson, plataformas que nos permiten desarrollar e implementar los diálogos de las personas que hacen parte de una interacción comunicacional. Bajo este prisma, se hace necesario entender el flujo y la naturaleza de las conversaciones entre seres humanos, las que en ambiente artificial se deben acercar lo más posible a nuestra realidad.

La incorporación de profesionales que sepan los secretos de la comunicación humana, tales como periodistas, sociólogos, publicistas, abogados, antropólogos o psicólogos, puede potenciar y mejorar las interfaces comunicacionales, ya que tienen las competencias teóricas y prácticas que aplicadas al mundo tecnológico pueden dotar a los chatbot mayores recursos que hagan más natural su trabajo.
Chrysalis chatbots
Cuando estamos ante un desarrollo de chatbot, es interesante que el machine learning nos permite que los diálogos sean completados gracias al patrón de conducta que previamente ha adquirido y aprendido el sistema, dotándolo de mayor inteligencia, pero a esta retroalimentación se le pueden sumar matices, formas, creatividad y estilo, que bien pueden ser transmitidos en alta calidad con profesionales provenientes del mundo de la comunicación humana,  porque conocen los dotes persuasivos del lenguaje y como afecta el contenido de sus mensajes en la comunicación.
El desarrollo de las interfaces de chatbot, en el plano de la implementación de los diálogos, tiene ciertas particularidades que también deben ser analizadas por los teóricos de la comunicación humana, y que están insertadas en un contexto donde la plataforma está concebida como un sistema con reglas y procedimientos que deben estar en consonancia con la lógica de programación computacional, que es la base que nos permite los diálogos.
Por esta razón se hace necesario una gran apertura entre los mundos de las ciencias exactas y las humanidades que históricamente han estado separadas, pero que hoy en día se hacen complementarias para poder dotar a la inteligencia artificial de una cara lo más parecida al ser humano, y así otorgar a las máquinas de una expresión más natural.
Hasta la misma internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) puede avanzar hasta estadios de entendimiento cada vez más cercanos, de los que poseemos al comunicarnos entre nosotros mismos.   *Eduardo Riveros Quiroz, es fundador de Visión Biónica Ltda Periodista y estudiante de ingeniería informática Columnista en The Huffington Post (2013-2017)      

Chilecon Valley: ¿por qué no exportamos tecnología? (y cómo podemos solucionarlo)

Escrito por Juan Reyes en Blog, Casos de estudio, Hardware, Diseño & Makerspace, High Tech, Innovación, Negocios, Startups, Tech | 0 Comentarios

11.09.17

Somos los primeros productores de cobre a nivel mundial y un país rico en recursos naturales, sin embargo aún nos falta cultivar el recurso más importante del siglo XXI: el conocimiento ¿Qué nos distancia de los países que producen software, vehículos y computadores? Desde hace tiempo que me vengo preguntando por qué en Chile no nacen empresas del calibre de Intel, Apple o Samsung. La tecnología llega rápido a nuestro país y es común ver a la gente con aparatos electrónicos de última generación, pero no nos engañemos: aquí difícilmente nacen herramientas de impacto mundial, somos meros usuarios de las maravillas que provienen de otros países. ¿Qué habría pasado si unos emprendedores chilenos hubiesen creado Facebook?, ¿habría sido posible lograr el mismo éxito? He tenido la oportunidad de discutir esto con científicos, empresarios y empleados públicos. He encontrado diversas perspectivas, pero no una respuesta que me deje tranquilo. Somos los líderes mundiales en producción de cobre, eso indudablemente nos ha permitido “quedarnos en los laureles”, pero si el cobre comienza a bajar nos ponemos nerviosos ¿acaso no aprendimos de lo que nos pasó con el salitre?

El conocimiento es más valioso que los recursos naturales

Un país con ciudadanos inteligentes, crea riqueza y prosperidad; hay países que con escasos recursos naturales, como es el caso de Japón o Singapur, logran mucho más que otros “ricos” en petróleo y cobre. En estas economías el mayor capital es el conocimiento: un recurso que no se agota y que crece como el interés compuesto. Alrededor de la mitad de lo que exportamos corresponde a cobre; mientras que los países que admiramos exportan vehículos, aviones y computadoras. No menosprecio el quehacer de la minería, pero creo que es una pésima estrategia poner todos los huevos en esa canasta. Si para el año 2050 el sueldo de Chile sigue siendo principalmente el cobre, nos habremos farreado una oportunidad. En paralelo a la explotación de los recursos naturales, tenemos que sentar las bases para que el país pueda exportar mucho más que materias primas en el futuro. En países como Corea del Sur, Japón, Alemania, Estados Unidos y Finlandia se gasta entre el 2 y el 4% del producto interno bruto en investigación y desarrollo. En Chile, un tímido 0.4%. A esto sumemos que tienen una mejor infraestructura, y su población una mejor formación. En estos entornos hay también más redes de apoyo, se crea una atmósfera en la que, gracias a casos de éxito previos, hay una mayor disposición a invertir grandes sumas de dinero para hacer escalar una empresa tecnológica y asumir los riesgos que este tipo de inversiones conlleva. En los países más avanzados, hay aproximadamente entre 4.000 y 8.000 científicos por millón de habitantes, en Chile apenas 427. Además de que son pocos, les pagamos mal y terminan yéndose a los países líderes - fuga masiva de cerebros -. Este es uno de los factores que hace que en nuestro país sea tan difícil que nazcan empresas de la talla deIntel ¿quién aportaría el conocimiento duro que se necesita? Las personas más idóneas, probablemente se fueron a hacer un doctorado o directo a trabajar a EEUU y lo más probable, es que no regresen.

La fuerte relación entre empresas y universidades

chrysalis cuantum

Crédito foto: http://www.cqc2t.org

Si revisamos rankings de las mejores universidades del mundo, los países más avanzados, nuevamente figuran en la lista. Pareciera que hay una correlación entre el nivel de sus invenciones y la calidad de su educación. Las empresas más innovadoras, necesitan de buenas universidades de donde conseguir a las personas que las componen. Por ejemplo Google consigue a gran parte de sus empleados de la Universidad de Stanford, una de las mejores universidades del mundo que - claro está - forma a personas altamente calificadas. Lo mismo ocurre con Apple, que atrae a profesionales de la Universidad de Berkeley, nuevamente una universidad líder a nivel mundial conectada a una empresa innovadora. Esto no es una coincidencia, es una relación necesaria. Crear productos de impacto mundial, es más fácil si tienes a las universidades de elite cerca tuyo. Si tuviésemos en Chile o Sudamérica universidades de la talla de Stanford, serían muy distintas las cosas. Porque cuando muchas personas bien preparadas se concentran en un mismo lugar, comienzan a aparecer empresas, productos y nuevas fuentes de trabajo. Las empresas a su vez, muchas veces reúnen las condiciones para que las personas desarrollen al máximo su potencial. Por ejemplo, Appledebe parte de su éxito a que existía otra empresa genial llamada Hewlett-Packard, que tenía el ambiente propicio para que un joven Steve Wozniak pudiese desarrollar el talento requerido para crear un computador. Otro caso notable es el de Nokia, empresa que tuvo tal nivel de importancia en Finlandia, que sus movimientos representaban un 4% del PIB y un 21% de las exportaciones del país. Algunos podrán argumentar que es un país demasiado pequeño, pero exporta cantidades comparables a Chile. Nokia tuvo un gran impacto económico, pero no solo se limitó a ello, se integró con el país a fin de satisfacer la creciente mano de obra que necesitaba. Creó centros de entrenamiento para formar a los técnicos más capaces que su país podía brindar - si bien la empresa perdió su liderazgo - dejó el nombre de Finlandia posicionado en todo el mundo.

Atracción y retención del talento

Formar grandes profesionales es un proceso lento y para qué hablar de los científicos. Por ello una parte de la ecuación está en la capacidad de atraer gente preparada desde otros países. EEUU es un gran ejemplo de la fuerza que pueden traer las grandes mentes a un país, independientemente de su procedencia. Desde el año 2000, según Forbesun 40% de los premios nobel norteamericanos son científicos inmigrantes. Existe ya un antecedente histórico algo oscuro: terminada la segunda guerra mundial, EEUU integró a varios científicos alemanes a sus filas. En este caso, ni siquiera se consideró el pasado de algunos de ellos; una decisión éticamente cuestionable. Si queremos que algún día Chile tenga empresas generando tecnologías de alto calibre, vamos a tener que atraer a gente muy preparada desde otros países y además, crear las condiciones para que los chilenos más capaces se quieran quedar acá. Hoy es la tecnología el eje central que mueve al mundo, la automatización avanza a pasos agigantados y la población tiene una relación cada vez más estrecha con los computadores. En consecuencia la prosperidad de un país depende cada vez más de su capacidad para generar y aplicar el conocimiento. Para aumentar esta capacidad, sirve la misma estrategia que se usa para crear un gran equipo de fútbol: te traes a los mejores jugadores del mundo. En este caso los jugadores son los científicos y especialistas; los equipos son las universidades y los goles son las empresas de alto impacto mundial. La buena noticia es que en nuestro país ya comienzan a aparecer organizaciones que buscan justamente eso, potenciar y atraer talento. Un ejemplo de ello es Start-Up Chile: que busca posicionarnos como un polo de emprendimiento tecnológico y de innovación a nivel global. Teniendo sus puertas abiertas, no solo para chilenos, sino que para emprendedores de todo el mundo.Necesitamos más iniciativas en esta línea para algún día exportar tecnología. Además, hay que reconocer que hoy Chile destaca a nivel mundial por su inversión en emprendimiento y cantidad de startups.

La clave está en la educación

Chrysalis intel chip

Crédito imagen: Intel

Si queremos asegurar el futuro de Chile, tenemos que mejorar la calidad de la educación. En ese contexto, Singapur es un ejemplo: en solo una generación logró pasar de un país subdesarrollado a contar con unos de los mejores sistemas educacionales y un próspero desarrollo económico (pueden leer más al respecto aquí). Pasamos más de una década de nuestra vida abocados a estudiar, años durante los cuales nuestras capacidades físicas e intelectuales están en su mejor momento. Lo que ocurre en ese período de nuestra vida, determina directa o indirectamente lo que hacemos en las décadas restantes. Si lo llevamos a nivel país, lo que ocurra con los millones de estudiantes que hoy se forman en el sistema educacional, determinará en gran medida las fortalezas y debilidades de los millones de trabajadores que harán este país funcionar. Por eso es tan importante que elevemos la calidad de la educación. Los estudiantes chilenos no obtienen buenos resultados en relación a otros países y al igual como nos ocurre con las horas de trabajo, tenemos promedio elevado de horas de clases, pero un bajo rendimiento. Acorde a las brechas que tenemos con los países de la OCDE, parte del trabajo pendiente es:
  • Reducir la cantidad de alumnos por profesor
  • Mejorar las condiciones laborales de los profesores
  • Fomentar el desarrollo técnico profesional
No basta con destinar los recursos, también hay que trabajar para que se gasten eficientemente y realmente lleguen a impactar lo que ocurre en la sala de clases. La prioridad del país debe estar en potenciar las capacidades intelectuales de sus ciudadanos, creando mejores condiciones para la educación, atrayendo y reteniendo el talento. El país ha avanzado montones en muchas materias, hoy podemos decir que tenemos más oportunidades que las que tuvieron nuestros abuelos. No obstante, aún queda bastante por avanzar en educación. Sobre todo en este momento de la historia, cuando el conocimiento se convierte en el recurso más importante y estratégico.

¿Cómo crees que se podría evitar la "fuga de cerebros"? ¿Qué tecnologías podríamos exportar?

  Juan Reyes es co fundador de Yoy Simulators y habitual columnista de tecnología en El Definido

Abogados y Contadores: la disrupción tecnológica también está tocando su puerta

Escrito por Chrysalis en Blog, Casos de estudio, Ecosistema, Innovación, Tech | 0 Comentarios

06.09.17

Por Federico Liutvinas, Country Manager de Thomson Reuters en Chile.  La revolución digital ya comenzó y está alcanzando a los diferentes sectores productivos, reformulando la forma de trabajar de los profesionales. Según una encuesta realizada por Microsoft y Harvard Business Review, 80% de 783 encuestados cree que su industria será modificada por las tendencias digitales mientras que la mayoría (84%) señaló que su industria ya pasó por el punto de inflexión de la disrupción tecnológica o la pasará antes del  2020. Incluso, 60% de los encuestados que pertenecen a compañías no digitales piensa que es “muy probable” que la tecnología provoque un cambio disruptivo dentro de los próximos tres años. Cabe destacar que 86%  de los encuestados ve a la transformación digital como una oportunidad  y no como una amenaza para sus negocios.

En este contexto, es un hecho que los profesionales del mercado legal y contable deben invertir en nuevas tecnologías para generar valor agregado y poder diferenciarse de la competencia, satisfacer las demandas de sus clientes y aumentar la rentabilidad del negocio.
En el caso de los contadores, la automatización de los procesos fiscales, que comenzó como una tendencia disruptiva y ahora se está moviendo hacia la rutina de los negocios, ha permitido a los profesionales de impuestos alejarse de las tareas manuales monótonas y asumir funciones de asesoramiento estratégico. Un sondeo realizado por Thomson Reuters y la Asociación de Contadores Públicos Internacionales Certificados en Estados Unidos, identificó a la tecnología y a la automatización como una de las tres tendencias disruptivas con mayor impacto para el trabajo de los contadores, porque los ayudan a identificar errores y reducirlos, clasificar transacciones, estimar riesgos de auditoría, detectar fraudes, y proponer estrategias fiscales precisas dentro de marcos legales globales cada vez más complejos.
chrysalis abogados contadores 3

Crédito imagen: techcetera.co

Según un benchmarking realizado por la División de Impuestos de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina), a más de 40 líderes de las áreas de impuestos, finanzas y administración de empresas pequeñas, medianas y grandes que operan en el ámbito de la República Argentina, solo el 39% señaló que aplican a herramientas de informática las cuales les permiten efectuar las liquidaciones de impuestos indirectos en forma automática o semi-automática. La gran mayoría (90%) aún no tiene la fecha exacta para su aplicación y el  resto (10%) lo planea aplicar durante el próximo año, así que hay un gran margen de incremento de adopción de tecnología.
En lo que respecta al mercado legal, han surgido nuevos participantes y nuevas respuestas que incluyen tecnología exclusiva, como así también, servicios legales prestados mediante la tecnología, para satisfacer las necesidades del cliente y las institucionales en busca de soluciones más eficientes y rentables.
Sin embargo, los datos del Informe de la Encuesta de Tecnología Legal de la ABA del 2016 indican que la instalación de sistemas software de gestión o management sigue siendo relativamente baja: sólo 46% de los encuestados comentaron que cuentan con uno de ellos en su empresa. Lo que resulta llamativo es que si bien el acceso a estas plataformas se mantuvo estable con respecto al último año (45% en el 2015), la encuesta señala que se produjo un incremento significativo en la cantidad de profesionales que comenzaron a utilizarlos.  En 2015 sólo el 30% de los encuestados informó que realmente utilizaban software de gestión en la práctica. En 2016 ese número saltó a 43%, como consecuencia del aumento generalizado en todo el arco jurídico, desde los grandes estudios, los medianos y los profesionales independientes o estudios chicos. Uno de los hallazgos más reveladores del informe resalta que el 72% de este último segmento ya utilizaba software basado en la web para guardar sus documentos online. El uso de la nube creció más del 20% del 2015 al 2016. Estos datos demuestran que los pequeños estudios siguen liderando el camino en lo que respecta a la incorporación de nuevas tecnologías. Según la Primera Encuesta LegalTech 2016, que realizó Thomson Reuters en Chile, reveló que 36% de los encuestados espera aumentar su gasto en tecnología dentro de los próximos 12 meses, no obstante, 73% manifestó desconocer gran parte de las herramientas tecnológicas más renombradas a nivel global, por lo que estiman que su inversión en tecnología sera menor a un millón de pesos,  lo que muestra que la percepción del beneficio que puede entregar la tecnología es aún baja y no es parte todavía de las prioridades estratégicas de gerencias legales o estudios jurídicos.   Crédito foto principal: Saeed Adyani, vía filmint.nu